VIAJE EN “EL SEVILLANO”, JÓDAR (JAÉN)

VIAJE EN “EL SEVILLANO”

Mi padre se llamaba Blas Herrera Lorite, nació el año 1.915 en Jódar (Jaén). Sus padres se llamaban Fermina y Antonio; sus hermanos, Cristóbal, Antonio, Ana y Juan (al que mataron en la batalla del Ebro). En 1.950, cuando mi madre que se llamaba María quedó embarazada de mi hermana Fermina. Mi padre con una maleta de cartón amarrada con guita y la dirección apuntada en un papel de su amigo Pedro, que trabajaba en la Compañía de Tranvias, decidió marchar a Barcelona, en busca de un futuro mejor para su familia. Para pagar el importe del billete en “El Sevillano”, vendió el reloj a su hermano Cristóbal. Mi primo Andrés Herrera muy aficionado a la mecánica, desmontó el reloj que aún conserva.

 

A la estación de Baeza (Jaén) lo acompañaron su amigo Agustín y mi primo Andrés, que era un niño y le hacía mucha ilusión ver los trenes y montar en el camión de Agustín. La gente emigraba a las ciudades como Madrid, Barcelona…  para ganarse la vida como empleados en la industria o en la construcción. La inmigración hizo incrementar la población. Eran en su mayoría familias jóvenes con hábitos de tener un elevado número de hijos. El viaje de mi padre a Barcelona en “El Sevillano” (el segundo que hacía), el primero fue para ir a la Guerra Civil, me recuerda la canción: “El emigrante” que cantaba Juanito Valderrama, y que tanto agradaba a mis padres. Aquellas canciones de; Juanito Valderrama, Jorge Sepúlveda, Manolo Escobar, Antonio Molina, Marife de Triana, Perlita de Huelva… salían de la Radio por las puertas y ventanas de las viviendas de La Verneda.

 

La Barcelona que se encontró mi padre en 1.950, cuando llegó en solitario, sin trabajo, a casa de su amigo y paisano Pedro, y Julia, su mujer, me recuerda la película “SURCOS” del cineasta Nieves Conde, que realizó en 1.951. Es un documento duro y realista de la vida de posguerra y estraperlo, en ciudades como Madrid,  Barcelona… La primera vez que la ví siendo adulto, me impresionó. Es un documental de un mundo muy cercano que yo viví. La película comienza con la llegada de un tren a la ciudad.

Los protagonistas  son una familia de agricultores, los Pérez, que dejan el campo, en busca de un futuro de esperanza. Llegan cargados con maletas, gallinas vivas… para compartir con la familia que los acoge.  La película es un álbum fotográfico de la época. Podría estar filmada en los bloques de La Verneda, y con vecinos del barrio; las casas de corrala y corredores, chicos jugando, las largas colas, los tranvías, las barracas de La Perona… La película se desarrolla en el mundo de mi infancia, que por mi corta edad, no percibía la dureza que representaron mis padres (la generación de la Guerra y la Posguerra). La calificación moral que le otorgó la iglesia fue: 4 (película gravemente peligrosa).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s