FÁBRICA MODER ARCH, LA CÁRCEL MODELO…

Mi primer trabajo fue en la fábrica textil Mir Miró, en Pueblo Nuevo. El segundo, con 14 años, entré a trabajar con mi amigo Luis Juárez Pérez a la fábrica Moder Arch (Modernos Archivos), situada en la calle Ferrocarril de Enlaces número 76, del Polígono Montsolis, a pocos metros del barrio de La Verneda (Vía Trajana). La fábrica se dedicaba a la fabricación de carpetas colgantes para archivo. Recuerdo algunos clientes: Zubiri, Zubigaray… La empresa Litofán que continua abierta en el número 74 de la misma calle se encargaba del plastificado.

EL OFICIO DE TROQUELADOR

Llegar a oficial  primera Troquelador era el máximo a que podía aspirar en la fábrica. El oficio consiste en colocar (hoja a hoja) sobre una plancha con el riesgo de pillarte la mano. Los dos oficiales troqueladores, eran: Juan, y el señor Francisco, que enseñó el oficio a éste. Estando de Mozo en el almacén, entró a trabajar Jesús Aguilera, Jesús vivía en San Adrián de Besós cerca del cine Avenida. Me animaba a que no abandonase los estudios de Delineante Industrial, ambos, plegábamos una hora antes para estudiar en horario nocturno. Jesús estudiaba Maestría Industrial en la Escuela Técnica Profesional del Clot, y un servidor Delineante Industrial en la Escuela de Formación Profesional,  José Serrat y Bonastre,  situada en la  Plaza Lesseps.

 

 TRABAJO EN CASA

En aquella época eran frecuente los trabajos en casa, era una forma de ayudar a la economía familiar. Recuerdo, que nos traían chupetes, que había que recortarlos. Mi madre, que se llamaba María Valiente, y la señora Hortensia del (bloque 13) pasaban horas…doblando carpetas en casa para la fábrica. Nuria, la hija de la señora Hortensia, al salir de clase, les ayudaba. La encargada de la fábrica se llama Inés, Inés tenía un carácter enérgico, aunque sabía escuchar. Roberto, el encargado, en cuanto tenía una oportunidad repetía que en su época de pelotari había ganado varios campeonatos. Roberto, andaba muy ligero, sobre todo; cuando le llamaba el director de la fábrica. En el hilo musical de la fábrica recuerdo en especial las canciones del Dúo Dinámico, Adamo, Albano, Los Mismos… Actualmente la nave la ocupa la empresa “Autocares Galicia”. F

 

FOTO: NURIA GRACIA SERRANO

 

FOTO: MIS PADRES, BLAS,  MARIA, Y FERMINA, MI HERMANA…

UN DIA DE NERVIOS…

Un día, acompañé a Jesús Aguilera a hablar con el director de la fábrica,  Jesús era un poco mayor que yo, ambos, subimos al despacho del director que se encontraba en el altillo. Protestábamos en nombre de los compañeros/as por la presión a que nos sometían, y el gran número de horas extras que realizábamos. Recuerdo que fue  Jesús el que habló, la contestación del director: “ya sabéis, si no estáis conformes la puerta es grande”… A partir de aquel día, nos intentaban hacer la vida imposible para que marchásemos.  Después de varios meses, Jesús y yo. Nos despedimos.  Fue una sorpresa comprobar años más tarde, que me habían dado de alta en la Seguridad Social. En aquella época, no sabía lo que significaba ser de izquierda o de derechas. Pero si tenía esa Conciencia Social de la que tanto hablaba el escritor Paco Candel. La primera vez que hablé con Paco Candel fue con motivo de la inauguración de un comedor social en la avenida Meridiana, en el barrio del Clot, de aquel encuentro guardo una fotografía que le hice al lado de mi hijo Víctor.

FOTO: CON MARIA CANDEL, HIJA DE PACO CANDEL

MIS AMIGOS LUÍS JUÁREZ, Y GERMÁN PARGA

Cuando miro la fotografía de mi amigo Luis Juárez con sus primos. Me viene a la memoria  todas las madres, que como la señora María Pérez,   conocida cariñosamente en La Verneda, como: “la trampilla.” tuvieron que despedir a sus hijos a edades prematuras por causa de la droga. Con mi amigo Luis compartimos muchos momentos felices de mi infancia. Fuimos juntos a la Escuela Parroquial, y junto con mi otro gran amigo,  Germán Parga, nos pasábamos las horas leyendo tebeos de Hazañas Bélicas, el Capitán Trueno, el Jabato, Roberto Alcázar y Pedrín… en la escalera que daba acceso a los lavaderos comunitarios…

 

La canción de Víctor Manuel “La Madre.” Es un reflejo del sufrimiento de las madres, que viven el infierno de la droga en sus propias carnes. Víctor Manuel, en el programa “La Ventana – de la Cadena Ser” contaba: “La Madre, es la canción que cada vez que la canto me deja seco. Es una canción que me ha marcado para siempre. Es la historia de una madre del sur de Italia que lo da todo por su hijo, y que vive paso a paso la muerte de su hijo por causa de la droga. La canción la escribí de un artículo que leí en un periódico”

Nada que ver con la común historia/nadie me quiere y todas esas cosas. Ella fregaba suelos, nunca se compró ropa por darle un buen colegio multiplicó las sobras. Cuál sería el instante, quién le enseñó estas cosas, cuando probó la muerte y amaneció entre sombras. Qué te puedo dar, que no me sufras, qué te puedo dar, que no te hundas. Que no vea en tus ojos reflejos de cristal que me mata tu angustia, que me puede tu mal. Qué te puedo dar…

 

FOTO: VICTOR MANUEL, PALAU DE LA MÚSICA

Cuando pienso en Germán, me viene a la memoria la canción de Alberto Cortez. Cuando un amigo se va. En “Radio Marca” en el programa “Cocodrilo Club”, de mi amigo Albert Malla, he escuchado con atención la entrevista a  Alberto Cortez. Albert, le pregunta por su canción preferida, Alberto, responde: “Cuando un amigo se va, de la que guardo un bonito, y doloroso recuerdo: “cinco minutos antes de iniciar una actuación en un hotel de Madrid recibí un telegrama con la terrible noticia de la muerte de mi padre, que fue mi mejor amigo”. Hasta el Alba, Alberto, con lágrimas en los ojos estuvo deambulando por las calles de Madrid pensando en tantos momentos inolvidables al lado de su padre, y de esos recuerdos escribió la canción. Cuando un amigo se va. Gracias, Albert, por invitarnos a compartir en tu programa “Cocodrilo Club” tantos momentos agradables y  emotivos.

 

FOTO: ARRIBA IZQUIERDA A DERECHA; SERVIDOR (PORTERO); TERCERO, GERMÁN PARGA; SEXTO, LUIS JUÁREZ

 

LA CÁRCEL MODELO

Recuerdo un día de 1966. El señor Roberto, encargado de la fábrica nos dijo a Luis Juárez, y a un servidor, “cargar cuatro máquinas en la furgoneta” que vamos a la Cárcel Modelo a explicar a los presos el funcionamiento”. Con ellas le dábamos forma a una varilla de acero galvanizado que servía para colgar las  carpetas.  Al entrar al recinto de la Modelo ¡QUEDÉ IMPRESIONADO! Tras  de mí, se iban cerrando las puertas. Me encontré de pronto en un gran patio rodeado de galerías con los presos agarrados a los barrotes de las celdas.

 

FOTO: CÁRCEL MODELO, INTERIOR

El proyecto de la Cárcel Modelo de Barcelona partía de la base de aislamiento de todos los presos. Es de estructura semicircular, con habitaciones abiertas hacia un gran patio interior, y cerrada hacia afuera.  En España, durante el siglo XVIII imperaba el régimen de aglomeración. En La Vanguardia de fecha (15 de junio de 1904), en resumen, leo: “el señor Salvador Salillas, conde de San Simón y Ugarte, asistió a la inauguración de la prisión celular de Barcelona,  el señor Salillas  felicitaba a las autoridades,  arquitectos, y a cuantos han intervenido en la construcción de dicho Centro penitenciario: vistas la excelencias de dicho Centro propuso al Gobierno se dé el titulo de Modelo a la cárcel de Barcelona y no a la de Madrid,  a continuación, leo: “en las “conferencias carcelarias” se trata al preso como a un ser enfermo de la sociedad, que va a la cárcel no a sufrir condena, sino a sanar su espíritu.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s