NEVADA DEL 62 – “LA DEL SIGLO” (primera parte)

10  Nevada 1962 copia

Cuenta el periodista Ramón Colom en el prólogo l´Abans de La Sagrera – Navas… del que formo parte como asesor de los barrios de Sant Martí, La Perona… El 25 de diciembre salía de misa del gallo de la capilla de la mojas de Natzaret, del colegio de la Madre de Dios de los Ángeles. En aquella época estaba Modest Prats, que todavía no era el lingüista famoso, que fue más tarde…. Cuando todavía los cirios desprendía aquel olor tan característico después de apagarlos, salía a la calle, y caían los primeros copos de nieve. No sería hasta la mañana siguiente, que descubrimos la nevada del día de Navidad.

PARTE METEOROLÓGICO

Hacia las dos de la madrugada del día de Navidad de 1.962 comenzó la nevada bautizada como “la del siglo”. Fue tan intenso el temporal que, unido en muchos momentos a un fuerte viento del Noroeste, que parecía no tener precedente. Duró 24 horas. El día siguiente amaneció despejado y desde primera hora lució el sol. La intensidad de la nieve transformó insólitamente la vida de las calles de Barcelona. El paisaje era como una postal navideña. Barcelona parecía disfrazada de ciudades; como Berlín, Moscú… La Asociación Catalana de Meteorología ofreció los datos del 25 de diciembre: temperatura máxima seis grados bajo cero, y mínima de tres grados bajo cero; el promedio de la altura alcanzada por la nieve fue de 46 cm. En el Observatorio Fabra se registraron 70 cm.

DAMIAN-NEVADA-1 copia

RECUERDOS DE LA NEVADA

Con mi hermana Fermína jugábamos tirándonos pequeños bloques de nieve por los pasillos, que daban a las viviendas, era impresionante la acumulación de aquella en el patio del bloque. Un día, cuando entramos en casa, colocamos las manos en el brasero de la mesa camilla. Las quejas de dolor en los dedos eran tan sonoras, que mi primo Juanito, vivía con nosotros, y se encontraba durmiendo (trabaja de noche en la fábrica textil Mir Miró de Pueblo Nuevo), se levantó y nos metió (tal) bronca, que aún hoy recordamos. Durante los días que duraron los efectos de la nevada me lo pasaba “pipa” jugando con la nieve, leyendo tebeos, escuchando la radio y comiendo pipas junto al brasero de la mesa camilla. La televisión aún no había entrado en mi casa… Las canciones nos acomañan a lo largo de la vida, Cae la Nieve, Adamo, me traslada a  aquellos dias de la infancia, que casi todo se ve de color de rosas..

Dibujo copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s