MI MADRE (primera parte)

15x20

Era de esas tantas “Madres Lolas” a las que Joan Manuel Serrat les dedica la canción: Cuando la calle duerme y el sol aún no ha alzado el vuelo. Madre Lola, ya camina arriba y abajo, haciendo el almuerzo para el marido sacando a los hijos de la cama para que vayan a la escuela…Para Madre Lola nadie escribe la historia, es poca cosa, casi nada. Cuando la calle duerme y el sol ya ha escondido el vuelo. Madre Lola…

Mi madre se llamaba María Valiente Rodríguez. Nació el año 1.925 en Quesada (Jaén). Quesada se encuentra en el cuadrante suroriental de la provincia de Jaén, en el extremo del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Los padres se llamaban Apolonio Valiente Sánchez, natural de Quesada, y María Sampedro Rodríguez Ruiz, de Peal de Becerro, sus hermanos; Juan, Manuel, Carmen, Pepa, Dolores y María Sampedro. Mi abuela como recuerdo de la boda guardaba un trozo de pan de rosca para que el pan nunca les faltase. Cuando había tormenta sacaba del halcón envuelta en un paño de lana la cruz de Caravaca con la imagen dorada de la Virgen de Caravaca. La Cruz la heredó de sus antepasados. La colocaba en el exterior sobre una piedra delante de la puerta, y con sal hacia una cruz. La Cruz por efecto de la tormenta se abre por la mitad. Recuerdo que mi madre cuando tronaba salía al pasillo, y al balcón, en el barrio de La Verneda, y hacia la Cruz con sal.

La familia se instaló a vivir y trabajar en Hornos (Jaén), en el cortijo de “la Compañía”, donde nació mi tía María Sampedro. Posteriormente se trasladaron al cortijo de “Mansute” Fue a la escuela no para aprender a leer y a escribir, sino, para aprender a rezar, y así poder hacer la Primera Comunión. Nos hablaba de la pobreza, y el hambre que pasaban las familias del pueblo. De pequeña jugaba a la platera, a saltar la comba, y con una pelota de trapo… En Semana Santa del 2.010, visitamos con mi tía María el pueblo de Hornos donde estuvieron viviendo hasta que, se trasladaron a Barcelona. Mi tía María recuerda que mi madre siendo niña se puso muy enferma, su madre, fue hasta Peal de Becerro (Jaén) montada en una burra para avisar al médico, de regreso con el medicamento, vio brillar algo en el suelo, bajó y se encontró una medalla de la Virgen de Tiscar (mi tía María conserva). Mí abuela durante el trayecto de regreso fue rezando a la Virgen de Tiscar para que se curase, a partir de entonces:  A mi madre la llamaron María “Tiscar”.

FOTO: Mi madre sirviendo en Madrid, Santuario de la Virgen de Tiscar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s